Saber la diferencia entre los «buenos» y «malos» hábitos.

¿Qué grandes proyectos quieres lograr este año? ¿Vas a iniciar un negocio nuevo? ¿Deseas incrementar los ingresos de tu empresa actual a más del doble? ¿Deseas escribir un libro para que sea el más vendido? ¿Te quieres proponer a perder 50 kilos?

Son metas son grandes, como debe ser. Sin embargo, tengamos en cuenta que las metas pueden fácilmente desviarse cuando algo más grande aparece en acción: hábitos.

Ahora, por supuesto, hay un montón de buenos hábitos que un empresario debe tener, pero ¿qué pasa con los malos hábitos?

Todos sabemos que algunos hábitos son, evidentemente, malos, como son el fumar o el beber en exceso. Pero para los empresarios, la distinción entre «buenos» y «malos» hábitos es a menudo una situación borroso y confuso.

Siete hábitos para que logres el éxito

Por lo tanto, quiero exponerle siete hábitos que, aunque aparentemente son inocentes, en realidad pueden perjudicarle sus posibilidades de lograr sus objetivos y metas cada año.

1. Comprobación del correo electrónico

¿Cuántas veces al día usted revisa su correo electrónico? ¿Más de una vez? Eso es probablemente demasiado.

La revisión de las bandejas del correo electrónico (y también ver las notificaciones en Facebook), tiende a ser lo que la gente hace cuando no quieren hacer lo que deberían estar haciendo.

Sé que usted piensa que necesita revisar su correo electrónico durante todo el día, pero lo más probable es que su adicción está logrando posponer la única cosa que realmente debe centrarse en esos momentos. Por lo tanto, haga un esfuerzo para reducir la cantidad de veces que revisa su correo electrónico.

¿Cómo lo hago yo?, pues yo a primera hora de la mañana con una taza de té a mi lado, abro mi portátil y reviso todos los correos electrónicos y los respondo desde la prioridad 1 hasta la 3 (utilicen el “filtrado”), los otros correos que sean de lectura o información no urgente (boletines informativos) los leo en mi última tanda del día.

Luego media hora antes de terminar mi jornada laboral e irme a descansar con mi familia, vuelvo abrir mi bandeja de correos y reviso si han llegado correos nuevos durante el día y además leo los otros correos que no leí en la mañana.

De esa manera limpio toda mi bandeja de entrada y al día siguiente de nuevo con la misma rutina.

2. Inicio de sesión en las redes sociales

Seamos honestos: Todos pasamos demasiado tiempo en las redes sociales.

Siguiendo el mismo hábito del punto No.1, después de revisar los correos electrónicos más importantes. ¿Quién sigue?, pues sí, los perfiles personales y páginas de empresas en las redes sociales.

En mi caso, reviso primero las páginas de empresa de Facebook, Google+ y perfiles de Twitter, Instagram y Pinterest de mis 3 marcas laborales. Luego reviso las notificaciones de mis perfiles personales en todas las redes sociales. Esta acción me toma 1 hora aproximadamente.

Durante el día, si estoy documentando planes de marketing, de negocios, generando contenido o escribiendo un eBooks cierro todas las ventanas como RR.SS., Outlook, WhatsApp, Telegram, Skype (lo pongo en rojo) para evitar distracciones.

Por lo tanto, hágase un favor y limite el tiempo que pasa en las redes sociales.

A la hora del almuerzo a través del móvil reviso rápidamente las páginas de mis empresas para ver si hay algo urgente de responder, y luego al final del día vuelvo a revisarlas todas y me pongo a leer artículos y blogs de otros profesionales.

3. “Lo hago mañana”

Sí, dilatar es un hábito. A menudo es mucho más fácil decir «lo hago mañana» que decir «lo hago ahora mismo». Pero las cosas que posponemos, son a menudo las cosas que más se necesitan que se haga ahora.

Así, yo en su lugar, reservaría en mi jornada diaria un hábito llamado «bloque de tiempo», que es el momento donde las cosas más importantes están aseguradas que se harán en el horario de hoy, y no mañana.

4. Multitarea o “Multitasking”

¿Qué significa esto?, aquellos que “creen” que pueden hacer 5 o 10 cosas al mismo tiempo. Yo les confieso, yo hace 3 meses era una de esas personas, que tenía por lo menos unas 7 ventanas diferentes y las iba escribiendo. Al final, no hacía nada bien y más bien lo que hacía era sobre-trabajo.

En lugar de llevar a cabo lo más importante, y hacerlo bien a la primera, lo que pasa es que estarás tratando de hacer una docena de cosas, pero de forma mediocre.

Seguro, se siente bien comprobar su lista de quehaceres y disfrutar que se han cumplido todas, pero le hago una pregunta ¿Está usted seguro que la calidad no sufre?

Es mejor ir haciendo cada acción una por una (si le llaman por teléfono, lo responde y continua con lo que estaba haciendo, no se distraiga) y le prometo que la terminara más rápido y bien si la hace conjuntamente con otras 5 más.

Lo único que se puede hacer al mismo tiempo es comer una goma de mascar mientras camina (jajajaja), te recomiendo que dejes atrás el mal hábito de realizar múltiples tareas.

5. Leer entradas de muchos blogs

Se estima que existe unos 2 millones de entradas de blogs que se escriben todos los días, no es de extrañar que la gente caiga en el hábito de la lectura de las entradas de muchos blogs que no aportan para la tarea en cuestión.

Con esto no quiero decir, que no leerás ningún blog, ¡NO!, lo que digo es que solo dediques el tiempo indicado para leer otros blogs para cumplir con la finalización de la tarea que haces en el momento.

Yo misma, al final del día cuando ya me voy a descansar al sofá, me pongo con la tableta y me pongo a leer artículos de múltiples blogs de diversas temáticas de mi interés y es cuando hago curación de contenido para compartirlos por mis redes sociales.

Con decirte que ayer me pasó, que empecé a leer un post acerca de convertirse en un agente de bienes raíces, y antes de que me diera cuenta, me di cuenta que estaba leyendo acerca de viajar por el mundo por menos de $ 1.000. ¡Gran contenido!, pero irrelevante para el tema que tenía que aprender y terminar en ese momento.

los buenos hábitos En lugar de leer los mensajes porque son interesantes, lea los mensajes porque son importantes para lo que usted está tratando de lograr en ese momento.

No se deje convencer por un titular astuto. En su lugar, reserve un tiempo en su día para la lectura de ocio.

Otro consejito, yo utilizo una aplicación Evernote para marcar artículos que deseo leer luego, y así me puedo centrarme en mi negocio. Y si eres de los que curas contenido para compartir en tus redes sociales, te recomiendo la aplicación BlogsterApp donde con tan solo instalar en tu navegador su enlace, puede compartir un artículo con tan sólo un click.

6. Netflix u otras «pantallas»

Ooooh. . . sabía que tenía que hablar de esto. Netflix, junto con todas las otras formas de ver películas y televisión, consume una gran parte de nuestra vida.

Y, entiendo que no estoy diciendo que ver la televisión es mala. Está muy bien para relajarse, pero puede convertirse fácilmente en un hábito que va a lanzar sus objetivos al bote, perpetuamente.

Por lo tanto, establezca un límite en la cantidad de «tiempo de pantalla» que se permitirá a sí mismo cada semana, y así no se adhiere a ellas. A continuación, utilice su tiempo extra para trabajar en su tarea más importante.

7. Micro-gestión o “Micro-manager”

Llámese de aquella persona que cree que nadie puede hacer las cosas mejor que él/ella, y tiene que estar en todo, y no sabe delegar.

Si usted depende de otras personas para ayudar a hacer crecer su negocio, permítale a su equipo a gestionar lo que le corresponde a cada uno, y si es el jefe lo que si puede hacer es al final supervisar. Pero deje que cada quien haga y se exprese.

Pero, aquí está la verdad: Cuando se contrata a las personas adecuadas, y confía en ellos para conseguir la tarea hecha, puede sucederle alguna vez que lo han decepcionado ¿es así?, pero piense mejor, ¿siempre sucederá igual?

Es cierto que puede ser que no obtenga la tarea realizada de la misma manera como usted la haría, pero lo más probable es, que aquella persona poco a poco lo irá haciendo cada vez mejor.

Por lo tanto, deje de gastar todo su tiempo en la micro-gestión, de forma que las otras personas de su equipo puedan hacer sus tareas. Esto le va a liberar muchas horas donde usted podrá dedicarse a ellas y así hacer crecer su negocio.

Ohhhh, esos » hábitos” …

Nuestras vidas, están casi completamente formadas por «hábitos» que controlan lo que hacemos, cuando lo hacemos, y cómo lo hacemos. Esos hábitos, se pueden utilizar para el bien o utilizarlos para desbaratar sus propios planes.

Depende de usted decidir qué dirección quiere ir

Por lo tanto, haga que su misión esta semana sea desaparecer algunos de sus hábitos mortales y sustituirlos por hábitos que le ayudarán a lograr cumplir sus metas más grandes. ¡A continuación, verás cómo su vida se transforma!

Deja un comentario

Cerrar Menú

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies para ofrecerte mejor navegación por nuestra web. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar